Bacalao

Descripción e información general del ingrediente:

El bacalao es un pez migratorio que vive en las frias aguas de los mares del norte. Algunos ejemplares, de sus más de sesenta especies, pueden alcanzar los 2 metros de longitud y pesar alrededor de cien quilos. El bacalao se alimenta de otros peces. Es considerado por muchos un manjar y se puede utilizar en infinidad de preparados y recetas. En lo que nos ocupa, nos referiremos a aquellas que se elaboran con arroz, como el arroz con bacalao y coliflor o la paella de bacalao y pimiento. 

Presentación

Por lo general para la preparación de arroces se puede utilizar tanto bacalao fresco, como bacalao en salazon. Este último es más facil de conseguir en la mayoría de tiendas y supermercados dada su alta duración, ya que ha experimentado un proceso de desecación basado en la sal, lo que aumenta considerablemente su vida útil, siempre y cuando se conserve en un lugar fresco y seco. 

Algunas características nutricionales del bacalao y sus derivados

El aceite de higado de bacalao tiene altas concentraciones de Omega-3. Además, el bacalao en salazón tiene una alta cantidad de proteinas, ya que se calcula que en una porción de cien gramos de bacalao salado hay aproximadamente 61 gramos de proteinas. Además, el aceite de su higado, contiene Vitamina A. 

Todos recordamos que en el pasado se usaba el aceite de higado de bacalao casi como un remedio milagroso que se daba a los niños para curar o prevenir casi cualquier mal...

El bacalao no es un pescado barato, pero se puede conseguir ahorrar utilizando los diversos formatos más economicos en los que se encuentra a la venta en tiendas, por ejemplo: si vamos a realizar una receta con bacalao en migas, podemos comprarlo ya directamente desmigajado y conseguir un precio mejor que si lo compramos en pieza y lo desmigajamos nosotros, ya que por lo general, las porciones más grandes, aun las conservadas en salazón, son más caras. 

En la mayoría de las recetas en las que se emplea este pescado hay que realizar previamente a la elaboración final un proceso de desalado muy sencillo. Casi siempre consiste en sumergir en agua el bacalao en un recipiente y cambiar varias veces el agua cada ciertas horas. Este proceso de desalado, se encuentra explicado casi siempre en en el envase del producto y, según su procedencia y el tipo de sal empleada, puede variar ligeramente.




Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *