Paella de calamares

Este delicioso plato es perfecto para compartir con amigos en cualquier época del año, ya que los ingredientes que incorpora se pueden adquirir de forma sencilla, económica y su elaboración no exige demasiado tiempo. Es muy similar a la de marisco aunque esta no lleva cigalas en su preparación. Si tú también quieres aprender a hacer paso a paso una de las variedades de paella más deliciosas, toma nota de los ingredientes necesarios y cómo debes  realizarla.

Ingredientes para paella de calamares

Preparación paso a paso

  1. Preparación de ingredientes. Lo primero que necesitamos para elaborar la paella de calamares es dejar preparado tanto las alcachofas, los mejillones como el caldo de pescado. Para éste podemos adquirirlo en tetra-brick  o elaborarlo nosotros mismos; si lo hacemos, necesitaremos hervir durante unos 15 o 20 minutos una cabeza y espinas de rape acompañado de cebolla y tomate. Para las alcachofas, tendremos que trocearlas y dejarlas en remojo con agua y vinagre ya que sino adquieren un aspecto ‘oxidado’ en cuanto se cortan. Con respecto a los mejillones, los metemos en una cazuela y los ponemos a hervir durante unos 3 minutos. Para la paella puedes usar tantos como consideres oportuno y los que te sobren los puedes usar como aperitivo con tus comensales.

  1. Freír y reservar. En el recipiente a utilizar para la paella, echamos medio vaso de aceite de oliva y lo ponemos a calentar. En él vertemos los dientes de ajo y la ñora cortada a trozos pequeños; los ajos se pueden dejar enteros, cortados a láminas o trocearlos. En cuanto se hayan dorado, los retiramos del fuego para que no se quemen y reservamos. Como el aceite habrá cogido el sabor de estos dos ingredientes, añadimos el pimiento rojo y verde troceados; cuando estén listos los sacamos del fuego y también reservamos. Llega el momento de escurrir las alcachofas que estaban en remojo y las volcamos en el mismo recipiente donde hemos dorado primero los ajos y ñoras y después los pimientos. Cuando las alcachofas estén también blandas, las sacamos del fuego y reservamos para cuando haya que incorporarlas a la paella.
  1. Cocinar el marisco. En el aceite echamos los gambones y cocinamos hasta que se doren por ambos lados; es preferible que el fuego no esté a máxima potencia ya que el recipiente habrá ido cogiendo temperatura de todo lo que hemos ido dorando anteriormente. Una vez hechos ‘vuelta y vuelta’, sacamos, reservamos y añadimos en su lugar los calamares. Veremos que desprenderán mucha agua, así que dejaremos que se evapore subiendo el fuego a máxima potencia. Añadimos el tomate rallándolo previamente; también lo podemos sustituir por unas cucharadas de tomate frito y lo incorporamos a los calamares.
  1. Mezclar y cocinar. Cuando estén los calamares a punto, incorporamos las verduras que previamente habíamos preparado: los pimientos y las alcachofas. Volcamos el arroz y removemos bien con el resto de ingredientes que ya están en el recipiente durante unos 3 minutos; así el grano de arroz irá adquiriendo el resto de sabores. Si hemos echado 400 gramos de arroz, usamos el mismo recipiente utilizado para verter el doble de caldo de pescado. En ese momento, echamos las ñoras y el ajo, pero antes de verterlas en la paella, habrá que machacarlas y mezclarlas con un poco de agua y sal.

  1. Dejar al fuego y reposar. Por último, espolvoreamos colorante alimentario y dejamos al fuego; durante los primeros 10 minutos a fuego fuerte y durante los siguientes 8 minutos lo iremos regulando en función de cómo esté de tierno el arroz. Precisamente cuando bajemos el fuego será cuando tengamos que poner sobre la paella los gambones y los mejillones previamente dorados y cocidos, respectivamente. Esperamos hasta que el agua se consuma y antes de servir debemos dejar reposar unos 10 minutos antes de servir en los platos.



Escribe un nuevo comentario

Su dirección de email no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con el símbolo *